Sábado 18 de Mayo de 2024
El portal de la papa en Argentina
0%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos nubososBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 12°
  • Intervalos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    - 16°
  • Cielos nubososRosarioSanta Fe, Argentina
    - 14°
  • Cielos nubososEstacion UspallataMendoza, Argentina
    -2° -
  • Intervalos nubosos con lluvias débilesCandelariaSan Luis, Argentina
    - 17°
  • Cielos nubososChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 11°
  • Intervalos nubososSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    - 15°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Latam 31/03/2023

México (Perote-Veracruz): La producción de papa un cultivo de incertidumbres

La papa es un tubérculo que se cultiva desde hace nueve mil años. Es sana y nutritiva, una papa cocida solo contiene 26 calorías y gran cantidad de nutrimentos. En México su consumo en fresco es bajo.

La papa es un tubérculo que se cultiva desde hace nueve mil años, su centro de origen se localiza cerca del lago Titicaca, en la cordillera de los Andes en América del Sur, a 3800 m de altitud, entre Bolivia y Perú; hay unas 200 especies de papas silvestres. La papa es uno de los cultivos más nutritivos y adaptables en el mundo. El año 2008 fue designado como “El Año Internacional de la Papa” por su contribución a la sostenibilidad alimentaria mundial. Es sana y nutritiva, una papa cocida solo contiene 26 calorías y, una gran cantidad de nutrimentos como Vitamina C, B, B3, B6, ácido fólico, magnesio, manganeso, potasio, hierro, contiene un 20% de almidón y poco más del 70% es agua, incluso la cáscara contiene un 2% de fibra por lo que se recomienda también su consumo, cada 100 g de papa cocida aporta: 1.5 g de proteínas, 0.1 g de grasa, 20 g de carbohidratos, 0.5 g de fibra, 4 mg de calcio, 30 mg de fósforo, 0.5 mg de sodio, 350 mg de potasio, vitaminas A, B, C.

La papa Solanum tuberosum L. contiene apenas un fragmento de la diversidad genética de las siete especies reconocidas de este cultivo y de las 5000 variedades que se siguen cultivando en los Andes; se caracteriza por ser un cultivo alimenticio de importancia mundial, ya que se producen cerca de 315 millones de t, es solo superada por el maíz del cual se tienen registros de producción de 872.39 millones de t, el arroz con 680 millones de t y trigo con 663 millones de t.

El cultivo de la papa en México es importante por todos los ingresos que genera, es un alimento de fácil acceso para la población y una buena base para la alimentación. Sin embargo, en el país, este cultivo es sin duda uno de los alimentos más importante para la dieta de la población. El consumo en fresco es bajo, a pesar de los beneficios nutricionales que aporta. En el país la industria de la papa ha ido creciendo en los últimos años, junto con el consumo de las papas fritas que creció más que el de la papa fresca, que es de 17 kg per cápita al año y la tendencia señala que es posible que alcancemos los 21 kg para el año 2025, en otros países como Perú se consumen 74 kg por persona al año.

Cultivo

La papa para su cultivo requiere de una buena preparación del suelo y otras labores en las diferentes etapas, abarcan desde la selección de semilla, siembra, labores como el manejo del riego, aplicación de fertilizantes, control de plagas y enfermedades, lavados de raíz, hasta la cosecha y comercialización. Este cultivo se caracteriza porque demanda una alta cantidad de agroquímicos, lo que provoca en muchos casos un uso excesivo de ellos, e inclusive sin ser necesarios. Su manejo Incluye diversos paquetes, en la siembra por ejemplo se utilizan de fertilizantes, además de enraizador, fungicidas, insecticidas bactericidas nematicidas, y diversos agroquímicos, algunos de alta toxicidad, con la finalidad de prever problemas durante su desarrollo y el uso de estas y, otras sustancias se extiende hasta el al final de la producción con la finalidad de obtener altos rendimientos y que estos además sean de una vista agradable para los consumidores.

La papa en Perote, Veracruz.

La región del Valle de Perote se tienen condiciones adecuadas de suelo y clima para su cultivo, por ello el Estado de Veracruz se posiciona como uno de los principales productores de papa. En Perote hay más de 300 productores dedicados a este cultivo, la mayoría utiliza grandes cantidades de agroquímicos porque les permite cosechas más rápidas, producciones más grandes y con una apariencia de los tubérculos más “bonita”, lo que facilita la comercialización. Esta inicia cuando la producción es llevada a los centros de abasto, ya sea por los propios productores o por los intermediarios que la adquieren a pie de parcela. Después a la central de abasto, de donde se distribuye a los diferentes mercados, tianguis y centros comerciales, para que finalmente la adquiera el consumidor final.

Este cultivo es de gran valor agregado, pero el esquema de producción que se utiliza en la región de Perote requiere de grandes cantidades de agroquímicos y otros insumos, que muchas veces se usan sin ser necesarios. Llama la atención por ejemplo el uso de micorrizas dentro de los paquetes de productos que se aplican que podrían quitarse, porque se mezclan con fungicidas e insecticidas, lo cual no permitirá que estos microorganismos, que pudieran tener beneficios sobre el cultivo, no sean aprovechados, pues al mezclarlos con estos productos mueren y esta acción generan más gastos para el productor. En Perote en el proceso de sembrar y cultivar papa, un campesino puede usar más de 18 agroquímicos tóxicos, que dañan la salud y contaminan el agua y el suelo. El cultivo de papa es gran demandante de agua por ejemplo, en el Rancho la Libertad en Perote se ha visto que se requieren entre 600 a 800mm de agua durante su periodo vegetativo. Desafortunadamente en el municipio de Perote la mayor parte de los meses son secos, por lo que el cultivo demanda la aplicación de riegos constantes y pesados para mantener el suelo húmedo, y evitar que la falta de humedad afecte el rendimiento, tamaño y calidad de la papa.

La hambruna irlandesa de la papa: ¿Puede suceder de nuevo?

La pérdida de la producción de papa en Europa fue una crisis alimentaria. Los científicos han atribuido a la plaga de la papa, a la cepa de un hongo del suelo que se propaga rápidamente, el tizón tardío, hongo que afectó la producción a mediados de 1840 y provocó la pérdida de las cosechas, en esa época su cultivo era un alimento fundamental para la población europea. En Europa septentrional la situación ocasionó por ejemplo la gran hambruna irlandesa, un desastre humanitario ocurrido a finales de 1845, el hongo destruyó las plantaciones de papa de la isla en semanas. La economía se desplomó, y la falta de ayuda por parte de Inglaterra, provocó la muerte de un millón de personas y la emigración de otro millón.

Los hongos en el suelo son parte de la biota, así como las bacterias, y otros microbios que comúnmente viven ahí. La siembra frecuente del mismo cultivo causa desequilibrios. Con la poca diversidad del microbiota del suelo el hongo del tizón se ve favorecido, la enfermedad se hace resistente y difícil de combatir. Resultado de la facilidad de solo comprar un tipo de semilla y la cosechar un tipo de cultivo. Sin embargo, el establecimiento de los monocultivos es una práctica común por los productores ya que aumentan la rentabilidad de los cultivos.

Por lo que con el establecimiento de un monocultivo es posible percibir que no sería remoto tener otra crisis en el cultivo de papa. Ya que los hongos y los insectos se especializan en un huésped específico, lo cual puede eliminar todo un cultivo y no solo eso, sino que pueden cambiar y mutar, a una variedad aún más dañina. No existe una solución directa sobre cómo cosechar los beneficios económicos del monocultivo y al mismo tiempo eliminar sus impactos negativos y satisfacer la constante demanda por el incremento de la población.

El manejo de este cultivo es difícil, porque debe atenderse las necesidades que se van presentando a lo largo de su ciclo de producción, es cultivo está en contacto directo con el suelo es muy susceptible a enfermedades y plagas que no se aprecian a simple vista, y ha ido dependiendo de un uso excesivo de agroquímicos en aumento para su producción, con los subsecuentes impactos al ambiente. Sin embargo, es rentable para el productor, aunque el costo de producción sea de alto impacto para el ambiente. Afortunadamente hay productores que, han desafiado al sistema de cultivo, al sembrar la papa libre de químicos con métodos agroecológicos y han ido teniendo éxito. Cabe señalar que hay un movimiento en el mundo, donde los agricultores se han interesado cada vez más en la práctica de la rotación de cultivos con menos insumos. Para los grandes productores la actividad es rentable y son competitivos en el mercado, pero para los pequeños productores locales la actividad les deja poco margen de ganancia, no pueden solventar los gastos, motivo por el que han venido abandonando la producción de papa. Pero adoptando practicas más amigables con el ambiente sea una alternativa para dar respuesta a la demanda de alimentos inocuos.

A la luz de la pandemia del Coronavirus (COVID-19), el alza global en precio de los fertilizantes y los plaguicidas, sumada la crisis climática global, el costo de la papa ha ido al alza, en México su precio se duplicó en 2022, con lo cual la población con menos recursos se ha visto afectada y su importante contribución a la seguridad alimentaria está siendo tema de reflexión.

Fuente: cronica.com.mx


Te puede interesar