Viernes 28 de Enero de 2022
El portal de la papa en Argentina
-16.13%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos despejadosBalcarceBuenos Aires, Argentina
    10° - 26°
  • Cielos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    16° - 28°
  • Cielos despejadosRosarioSanta Fe, Argentina
    15° - 26°
  • Intervalos nubosos con lluvias débilesEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 25°
  • Cielos despejadosCandelariaSan Luis, Argentina
    16° - 29°
  • Cielos despejadosChoele ChoelRío Negro, Argentina
    17° - 32°
  • Cielos nubosos con lluvias débilesSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    18° - 25°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Latam 07/01/2022

Brasil (Minas Gerais): Las lluvias destruyen plantaciones de papa y otros cultivos

“Los productores de frutas y verduras están bajo el agua; esto es muy preocupante porque perdieron el 100% de sus ventas".

Con los cultivos inundados y las carreteras bloqueadas por las lluvias que han caído en las últimas semanas en varias partes de Minas Gerais, se pierden cosechas enteras, además de importantes pérdidas de ganado, insumos y equipos. En el caso de las hortalizas, según la Faemg (Federación de Agricultura y Ganadería del Estado de Minas Gerais), los productores han reportado pérdidas que alcanzan el 100% de la plantación, lo que provoca desabastecimientos en el mercado y, en consecuencia, mayores precios en las tiendas. “Los productores de frutas y verduras están bajo el agua; esto es muy preocupante porque perdieron el 100% de sus ventas. Son alimentos que no se puede guardar nada ”, dice Antônio Pitangui de Salvo, presidente de Faemg.

Para tomar una radiografía de la situación en el estado y elaborar un plan de enfrentamiento, Faemg, Emater-MG (Empresa de Asistencia Técnica y Extensión Rural de Minas Gerais) y los sindicatos rurales realizaron una reunión de emergencia este jueves (6). La expectativa es que el balance de las pérdidas se eleve para la próxima semana para que el sector lo presente al gobierno.

Antônio de Salvo recuerda que el exceso de lluvia sorprendió al productor, que aún no se había recuperado de la crisis del agua que duró cuatro meses. “Es posible que tengamos escasez de algunas u otras verduras y el consiguiente aumento de precio. Lo que nos preocupa es la ’post-inundación’, porque los productores creyeron en las primeras lluvias y sembraron y esa planificación se fue por el desagüe ”, dice.

Comprar en São Paulo

Herbert dos Santos, gerente de una tienda en el centro de la capital, informa que los productores hortofrutícolas de la Región Metropolitana de Belo Horizonte, el llamado “cinturón verde”, ya no proveen plenamente la zona, obligando a la compra de productos de el Estado de São Paulo, que tiene, según él, tecnología para proteger las plantaciones de la lluvia. Con eso, los costos logísticos y operativos incrementan el valor final de las verduras, hortalizas, legumbres y tubérculos. “Al por mayor, se forma una especie de ’bolsa de valores’. Si hay poco producto, pero la demanda se mantiene, se produce el aumento ”, explica.

Sin embargo, Luciane Cândida, gerente de Comale Alimentos, una cooperativa que representa a 230 agricultores de 33 municipios de Minas Gerais, dice que, incluso con el valor de los productos, no hay oferta. “El tomate subió, pero nadie tiene para venderlo porque la pérdida fue enorme. En una plantación que daría 500 cajas, se cosecharon 50 ”, dice. Según Luciane, en tiempos normales, la rotación de alimentos en la cooperativa alcanza las 60 toneladas semanales. “Estamos trabajando con el 40% de esto”, estima.

Tomates, lechugas, patatas: la escasez de oferta hizo que todo subiera

El precio de los tomates, la lechuga, la rúcula, la col, el cebollino, el perejil y los tubérculos como la papa y el ñame, entre varios otros productos de la feria, ya asustan a los consumidores de la capital.

La jubilada Maria do Carmo Santos informa que se quedó “asombrada” cuando fue a la tienda que habitualmente compra, en Santa Tereza, en la región oriental de Belo Horizonte. “Estaba muy asustada, principalmente, con el precio de los tomates, que costaban R $ 11, y un kilo de papas, de R $ 7, que incluso se veía terrible”, dice. 

Además de los dos ítems, la jubilada dejó de comprar lechuga, a un precio de R $ 3, que suele comprar por R $ 1,98. “Eran caras y la calidad no era buena”, dice.

La explicación de lo que siente el consumidor en las estanterías, una vez más, es la inundación de las plantaciones. “Nuestra papa inglesa, por ejemplo, solo tenemos lo que se almacena en Ouro Branco. Aquellos que no lo han cosechado antes no pueden. Cuando se llega a ese punto, no sirve de nada la bolsa que cuesta R $ 250, si no tienes suficiente para cosechar ”, dice Luciane Cândida, gerente de la cooperativa de agricultores de Comale.

Dos meses

Gerente de una tienda de abarrotes en el centro de Belo Horizonte durante muchos años, Herbert dos Santos informa haber pasado por crisis de inundación de cultivos en otras ocasiones.

En base a esto, cree que los productores deberían recuperarse en alrededor de dos meses, con los precios volviendo a la normalidad. “La reconstitución es rápida; el ama de casa tiene elementos para adaptarse y seguir comiendo con normalidad. En cuanto el clima se afirme, los productores vuelven a plantar y la cosecha se realiza en 60 días, regularizando el mercado ”, dice.

Fuente: hojeemdia.com.br


Te puede interesar