Martes 21 de Noviembre de 2017
El portal de la papa en Argentina
0%Variación precio
puestos MCBA
  • Intervalos nubososBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 17°
  • DespejadoVilla DoloresCórdoba, Argentina
    14° - 29°
  • Intervalos nubososRosarioSanta Fe, Argentina
    14° - 24°
  • DespejadoEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 24°
  • DespejadoCandelariaSan Luis, Argentina
    16° - 32°
  • Cielos NubososChoele ChoelRío Negro, Argentina
    10° - 24°
  • Cielos nubosos con lluvia débilSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    20° - 26°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Europa 03/09/2017

España (A Limia): La patata, a mano

Daniel Joga, responsable de la empresa de producción de patata Agrocebola, aborda estos días la recolección de tubérculo en sus 70 hectáreas de terreno. Lo hace a mano, una costumbre que recuperó su padre hace 10 años.

Que las máquinas sustituirán la mano del hombre es algo que no tiene tan claro Daniel Joga, agricultor de San Pedro de Laroá, en Xinzo de Limia, y responsable junto a su madre de la empresa de producción de patata Agrocebola . Y es que este joven de 21 años, al que la profesión le viene de herencia, está convencido de que la recolección mecanizada daña al producto final. "El empleo de maquinaria ocasiona muchos golpes a la patata", explica Daniel. "Hay que tener en cuenta que el producto pasa de la tierra a la tolba de la máquina, de ahí al remolque, posteriormente al búnker de descarga y de este último lugar, al cajón de almacenamiento", añade .

Por este motivo, el padre de Daniel, fallecido recientemente, recuperó hace diez años la costumbre de recolectar la producción a mano. "Al principio mi madre, que también se ha dedicado toda la vida a la agricultura, rechazó la idea que propuso mi padre", recuerda el joven productor. "Decía que era volver hacia atrás. Sin embargo, ahora opinamos que es el futuro pues las cosechas recogidas a mano se valoran mucho más económicamente. En nuestro caso, la patata pasa de la tierra directamente al cajón. Cuando el producto sufre muchos golpes se conserva peor y puede pudrirse antes. A la hora de comercializar la patata en el mercado, todo el mundo busca que tenga un buen aspecto y esto se consigue más fácilmente tratándola con cuidado", matiza Daniel.

El productor limiano, que se incorporó a la actividad agraria hace poco más de un año, heredó la profesión, la empresa y las costumbres de su progenitor. También a su equipo de trabajadores. De esta forma, ha vuelto a contratar los servicios de un grupo de recolectores procedentes de Rumanía. Desde hace un mes se afanan en recoger la patata de la tierra. "Es gente muy trabajadora, seria y efectiva. No es una tarea fácil sino que requiere de un gran esfuerzo físico. No hay muchas personas dispuestas a asumirlo", opina Daniel. "Cobran por días y por kilo de patatas recolectado (unos 3 céntimos) y por ello, la carga de trabajo es fuerte durante estas semanas pero es un incentivo para ganarse un buen sueldo", añade.

Los recolectores trabajan en grupos, siendo un mayor o menor número de personas dependiendo de las necesidades. "Durante estos días están activos alrededor de ocho peones. Cuando empiece la temporada fuerte, en un par de semanas, el grupo podría llegar a las 30 personas", señala Daniel. "En este caso la cantidad de patata recogida podría llegar a los 130.000 kilos por día. Es una cifra que casi se equipara a la que podría conseguir una máquina convencional", añade un productor que, en total, espera recoger este año alrededor de 3,5 millones de kilos en sus 70 hectáreas de terreno.

Daniel señala que la recogida de tubérculo a mano no es una práctica muy extendida entre los productores profesionales de la comarca pero su padre le inculcó que, haciéndolo así, dotaría a las patatas de una mayor calidad.

Agrocebola vende sus productos directamente a través de una tienda física propia en la ciudad de Ourense denominada A Casa da Pataca, y también realiza repartos con una furgoneta a restaurantes y particulares de la capital provincial. "Nuestra media de ventas está situada estos días en los 1.500 kilos diarios de patata", matiza Daniel. "Nosotros mismos abordamos el proceso de envasado", añade.

“Una tarea dura"

Catali Oprea, el jefe del grupo de recolectores rumano, es el encargado de supervisar las tareas de recogida. "Yo ya trabajaba con el padre de Daniel, vivo en Xinzo de Limia durante todo el año", explica. " Algunos compañeros, amigos y familiares, también viven aquí y otros vienen por temporadas. Es una tarea dura, estamos activos desde primera hora de la mañana a última hora de la tarde, pero hay que trabajar y en nuestro país teníamos dificultades para hacerlo", añade Oprea. 

Fuente: http://www.laregion.es/articulo/a-limia/la-patata-a-mano/20170903110405733563.html


Te puede interesar